22 de marzo de 2012

15 MESES SIN VERDAD NI JUSTICIA

Una concentración en la calle Real recuerda a Said Dambar, “asesinado hace 15 meses en El Aaiún”






POR RUTH GABILONDO • 22 de marzo de 2012

Una concentración en la calle Real de Arrecife ha recordado este jueves a Said Dambar, cuando se cumplen 15 meses de “su asesinato y su cuerpo sigue en la morgue de El Aaiún”. De esta manera, lo han vuelto a denunciar los colectivos prosaharuis, así como Yamila Dambar, hermana del fallecido. La concentración ha comenzado a las 11.00 horas, frente al Cabildo viejo.
Yamila Dambar acaba de participar, junto a otras personas, en una sesión del Consejo Internacional para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, para denunciar “las constantes violaciones a los Derechos Humanos que comete el régimen marroquí contra la población civil saharaui”.
En el marco de estas sesiones, Yamila Dambar ha denunciado ante este Consejo y ante diversas organizaciones internacionales, entre ellas Amnistía Internacional y Human Rights Watch, el caso de su hermano y “la impunidad manifiesta con el que el gobierno marroquí ha dado tratamiento a este grave caso de lesa humanidad”.
“El caso del asesinato del joven saharaui Said Dambar, contempla una situación inédita entre varios otros casos de crímenes cometidos por los aparatos represivos del régimen marroquí, considerando la negativa recurrente del gobierno alauita en denegar la exigencia de su familia de que se realice una autopsia al cuerpo del mártir saharaui, como medida previa para darle sagrada sepultura”, han señalado los colectivos pro saharauis, integrados en Espacio Sáhara Lanzarote, a través de un comunicado.

Fuente: lavozdelanzarote.com









15 MESES SIN SAID DAMBAR

15 meses sin Said Dambar


20 de marzo de 2012

EL CASO DE SAID DAMBAR ES DENUNCIADO EN EL CONSEJO DE DERECHOS HUMANOS EN GINEBRA

El caso de Said Dambar es denunciado en el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra


Este jueves, una concentración en la calle Real de Arrecife recordará que se cumplen 15 meses de su asesinato y que su cuerpo sigue en la morgue de El Aaiún








Arrecife de Lanzarote, 20 de marzo de 2012. Diversos activistas saharauis pro Derechos Humanos, entre ellos Yamila Dambar, El Mami Amar Salem, Ghalia Djimi, Brahim Dahan y Malainin Lakhal, han participado recientemente en la 19ª Sesión del Consejo Internacional para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas que tiene lugar en Ginebra, Suiza, para denunciar las constantes violaciones a los Derechos Humanos que comete el régimen marroquí contra la población civil saharaui.

En el marco de estas sesiones, Yamila Dambar, hermana del joven saharaui Said Dambar, asesinado por la policía marroquí en la ciudad de El Aaiún, el 22 de diciembre de 2010, denunció ante este Consejo y ante diversas organizaciones  internacionales, entre ellas Amnistía Internacional y Human Rights Watch, el caso de su hermano y la impunidad manifiesta con el que el gobierno marroquí ha dado tratamiento a este grave caso de lesa humanidad.

Además de los activistas saharauis, han intervenido los juristas españoles Luis Magrané y Javier Ruiz, expertos en Derechos Humanos, quienes han relatado un pormenorizado informe en dónde se recogen múltiples denuncias de violaciones a los Derechos Humanos cometidas por Marruecos en el Sáhara Occidental.

El caso del asesinato del joven saharaui Said Dambar, contempla una situación inédita entre varios otros casos de crímenes cometidos por los aparatos represivos del régimen marroquí considerando la negativa recurrente del gobierno alauita en denegar la exigencia de su familia de que se realice una autopsia al cuerpo del mártir saharaui, como medida previa para darle sagrada sepultura.

Concentración en Lanzarote

Los colectivos solidarios con el pueblo saharaui, integrados en el Espacio Sáhara Lanzarote, convocan para este jueves 22 de marzo, a las 11:00 hs., frente al Cabildo Viejo, a una concentración pacífica para recordar que se cumplen 15 meses de este asesinato y para seguir exigiendo verdad y justicia para Said Dambar.

18 de marzo de 2012

EL SAHARA OCCIDENTAL EN EL CONSEJO DE DERECHOS HUMANOS EN GINEBRA

El Sáhara Occidental en el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra




Entre el 27 de febrero y 23 de marzo de 2012 está teniendo lugar en Ginebra, Suiza, el cuarto periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.
En dichas sesiones han intervenido los abogados españoles Javier Ruiz y Luis Mangrané. La intervención del primero tuvo lugar el pasado martes 13 de marzo en el debate general celebrado ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas (Ginebra), relativo al punto 4, situaciones de derechos humanos que requieren la atención del Consejo.

Durante las intervenciones de los Estados el representante del Argelia se refirió a la situación del Sahara Occidental. Sin embargo, el representante de España ante Naciones Unidas Ángel Losada, que fue Secretario de Estado de Asuntos Exteriores con el anterior Gobierno de Zapatero, omitió toda referencia a la cuestión del Sahara Occidental. No es de extrañar, todos recordamos su patético papel en el caso de Aminetu Haidar. En la actualidad sigue en su línea y no se acuerda de las violaciones de derechos humanos que sufren los saharauis por parte del Reino de Marruecos, no hizo mención ni a los que están exiliados en los campamentos de Argelia ni a los que sufren el acoso marroquí en las zonas ocupadas. Ni tan siquiera aludió a los saharauis que, a pesar de tener la ciudadanía española, han sido víctimas de Marruecos, ¿carece de importancia el asesinato de Baby Hamday Buyema o las torturas de Ahmed Yeddou Salem Lecuara. Luis Mangrané participó la tarde del día 15 de marzo en el panel paralelo de ONGs organizado por France Libertés y Fondation Danielle Mitterrand. En el panel se proyectó un documental sobre el Sahara Occidental y también participaron, entre otros, Cristian Viret, Presidente de Birdhso, Ghalia Djimi, Brahim Dahan y Malainin Lakhal.

Fuente: poemariosaharalibre.blogspot.com.es

16 de marzo de 2012

19ª SESIÓN DEL CONSEJO INTERNACIONAL DE NACIONES UNIDAS PARA LOS DERECHOS HUMANOS

Defensores saharauis de DD.HH. participan en la 19ª Sesión del Consejo Internacional de Naciones Unidas para los Derechos Humanos






Ginebra, Suiza, 16 de marzo de 2012.
Al margen de la sesión 19 del Consejo Internacional para los Derechos Humanos (OIDDH) de las Naciones Unidas en Ginebra,  los activistas saharauis de derechos humanos organizaron varias reuniones con las organizaciones internacionales que participan en la sesión. Y en este marco el activista saharaui El Mami Amar Salem, presidente del Comité Saharaui de Dajla Contra la Tortura, ha realizado varias reuniones con miembros de NNUU con el fin de exponer los abusos cometidos por el estado marroquí en los territorios ocupados y también sensibilizar de la situación de los presos políticos saharauis de Dajla, quienes llevan más de 18 días en huelga de hambre en la Cárcel Negra. También denunció el cerco militar que vive la ciudad ocupada de Dajla, antiguo Villa Cisneros.
Junto a El Mami se encuentra la activista saharaui Yamila Dambar, hermana del mártir Said Dambar, asesinado por el ejército marroquí en diciembre de 2010. Yamila ha realizado varios encuentros con miembros de Naciones Unidas para denunciar al estado marroquí, responsable de asesinar su hermano.

Fuente: poemariosaharalibre.blogspot.com.es

8 de marzo de 2012

GDEIM IZIK, UN HITO EN LA MEMORIA DEL ACTIVISMO SAHARUI

Gdeim Izik, un hito en la memoria del activismo saharaui

Escrito por Laura Casielles, Jueves 08 de Marzo de 2012

Más de un año después de su desmantelamiento, el campamento de Gdeim Izik, el lugar donde se produjo la movilización en la que los habitantes de El Aiun se organizaron en octubre de 2010 para dar voz a sus reivindicaciones económicas y protestas sociales; y que marcó, para algunos analistas, el inicio de la llamada «Primavera Árabe» sigue muy presente en el recuerdo de los habitantes del Sahara Occidental. Convirtiéndose en punto clave de la memoria de la historia reciente, entre inspiración, tristeza y fuente de aprendizaje, el legado de esta iniciativa y su de feroz represión por parte de las fuerzas del orden marroquíes, ha marcado un hito en la memoria del pueblo que la protagonizó.

En los últimos días, un documental, realizado por la ONG Sahara Tawra, ha puesto una vez más de manifiesto ese carácter ya casi mítico. "Gdeim Izik: detonante de la Primavera Árabe" es una cinta en la que algunos de los implicados en el campamento ponen voz y rostro al testimonio de sus vivencias durante y tras el campamento.

Coincidiendo con el aniversario de la fundación de la República Saharaui Árabe Democrática (que tuvo lugar el 27 de febrero de 1976), la organización lanzó, a través de su página de Internet, esta película, de distribución libre, que pretende «dar a conocer el incuestionable significado que ha tenido para todos/as los/as saharauis y para el surgimiento de las revoluciones en el mundo árabe», y que estará disponible próximamente también en inglés, francés e italiano.

Para los saharauis, que vivieron aquellos acontecimientos entre la esperanza de un cambio en su situación y el temor por las represalias que desde muy pronto comenzó a tomar el régimen marroquí (bajo cuya administración permanece la ciudad de El Aiún como el resto de territorios no liberados del Sahara Occidental), no hacen falta películas para recordar el campamento.

«Gdeim Izik dejo una imagen bien clara sobre la lucha del pueblo saharaui», explica a AISH Abdelaziz Meftah, uno de los jóvenes saharauis que formaron parte del campamento durante el mes y medio que aguantó en pie antes de ser desmantelado. «Gdeim Izik fue un regalo para el Sahara Occidental. Era el honor de todos los saharauis. Hay iniciativas que nacieron allí y continúan en marcha todavía», afirma.

Según un informe publicado el pasado noviembre por Sahara Tawra, el número de manifestantes llegó a alcanzar los 20.000, repartidos en unas 8.000 jaimas, en el punto álgido del campamento, durante su segunda y tercera semana. Más allá de las reivindicaciones, uno de sus logros fundamentales fue mostrar que esa ciudad improvisada y autogestionada podía salir adelante, y dar lugar a nuevas formas de organización social, un modelo que luego se vería en la Kasbah tunecina, la plaza Tahrir de Egipto, la de Taghir en Sanaa (Yemen), la de la Perla en Manama (Bahréin) y todas las revueltas que, siguiendo su estela, fueron naciendo en otros países de ambas orillas del Mediterráneo.

«La vida diaria en el campamento era una vida de esperanza. Todos los saharauis vivían el evento con fuerza de lucha», recuerda Meftah.

El activista canario José Morales destaca la dimensión social de la movilización, que considera «el primer campamento de indignados»: «en las asambleas se trataban temas laborales, de vivienda... Una de las principales reivindicaciones era que los recursos que estaban siendo expoliados por Marruecos fueran devueltos a los saharuis, pero se hablaba también de la alta tasa de desempleo, de las necesidades básicas que sufren algunos barrios por la situación de marginación y abandono que genera el régimen alauí, de la necesidad de licencias de pesca para las personas de la zona costera, así como de infraestructuras para mejorar la sanidad y la educación...», enumera.

Meftah, sin embargo, niega que las reivindicaciones no tuvieran además un cariz político, como se ha afirmado de manera insistente: «Lo que se pedía exactamente eran reivindicaciones sociales, pero en el fondo eran demandas políticas. En nuestra lucha no podemos separar lo político del social: vivimos en nuestras tierras, pero nos sentimos encarcelados, sin derechos ni libertad. En este momento, es muy importante trabajar sobre la unidad nacional y el discurso político tiene que ser claro y fuerte. No hay nada que ocultar».

Esta inevitable imbricación entre lo social y lo político fue la misma que reprodujeron meses después las revueltas de otros países árabes. Por eso, para el intelectual estadounidense Noam Chomsky, Gdeim Izik fue el comienzo de esta ola de movilizaciones, la «primera chispa» que encendió las demás. Meftah está de acuerdo, pero con algunos matices: «No era de la misma clase, porque, primero, somos un pueblo separado entre el Sahara Occidental y los campamentos de refugiados y las zonas liberadas (Tinduf, Argelia), y, por otro lado, se produjo solamente en una ciudad, ya que por la presión brutal de los militares nuestros hermanos en otras ciudades no pudieron intentar organizar protestas».

Más allá del espíritu, la de El Aiún fue preludio de las movilizaciones que se verían más tarde también en la forma: la organización en un campamento autogestionado, armado de la nada por un grupo creciente de manifestantes unidos solo por su voluntad de exigir un cambio.

«Como una llovizna, un goteo, desde un pequeño grupo fue surgiendo el campamento en un lugar que resultó adecuado por la posibilidad de tener agua y porque el propietario les permitía instalarse allí», recuerda Morales, que apunta que esta planificación surgió «de una tradición nómada».

Según destaca el informe de Sahara Tawra, el campamento, que se mantuvo en pie durante 28 días, era «una especie de Estado en un espacio muy pequeño», capaz de gestionar, a través de comisiones que se fueron creando progresivamente, todas las necesidades básicas, como sanidad, seguridad, administración, distribución... y conseguir «una autogestión total a pesar de la pobreza». «Lo que sorprendió no fue la cantidad de personas, sino su organización, su acción pacífica, espontanea, popular y sorpresiva, sin liderazgo definido ni idea premeditada», analiza Morales.

Mientras el campamento continuaba creciendo, un comité organizador negociaba con los diferentes representantes del Gobierno sus peticiones sociales y de mejoras económicas. Los representantes del campamento mantuvieron contactos con autoridades regionales y nacionales, pero, aunque en un principio parecía que se avanzaría hacia un trato, un incidente desencadenó un brusco cambio en la actitud del Gobierno marroquí.

En el atardecer del 24 de octubre, un coche que se dirigía al campamento con seis saharauis en su interior se saltó uno de los controles que las autoridades habían establecido en torno al campamento desde hacía unos días, y fue disparado por los militares que se encontraban en el mismo. El Garhi Nayem, de 14 años, murió en el acto debido a los disparos; y la situación del campamento dio un vuelco radical. Por un lado, los controles se cerraron casi totalmente, dificultando el acceso para los saharauis, y haciéndolo imposible para los extranjeros, incluidos periodistas y cooperantes. Una semana más tarde, era la ciudad entera de El Aiún la que estaba cercada, con todas las entradas y salidas bloqueadas. En la noche del 7 de noviembre, las fuerzas del orden marroquí entraron en el campamento con la intención de desmantelarlo, objetivo que se consiguió tras horas de violentos enfrentamientos entre los activistas y los militares y policías, que pronto se extendieron a las calles de El Aiún. «La situación fue crítica en varios lugares, especialmente cuando llegaron los manifestantes a la ciudad, lo que dio lugar a sangrientos enfrentamientos entre los saharauis y las autoridades y colonos marroquíes», recuerda Meftah. El balance fue de once muertos entre las fuerzas del orden marroquíes y dos entre los saharauis; más cientos de heridos en ambas partes.

«Fue una situación nueva para el régimen marroquí, que no está acostumbrado a la contestación social, sino que impone por la fuerza sus medidas», explica Morales. «Estaba sorprendido y preocupado sobre todo por la gran repercusión mediática a nivel internacional. El wali (gobernador) de El Aiún fue relevado del puesto porque no supo contener de forma inmediata lo que estaba pasando: el régimen sabía que, si accedía a las peticiones sociales que se estaban haciendo, sería visto como una debilidaden su habitual férrea política».

Mientras estos hechos tenían lugar, muchos ojos estaban puestos en la posible relación que los manifestantes mantuvieran con el Frente Polisario, al que el Gobierno marroquí acusó desde el primer momento de estar detrás de las protestas y manipularlas. Meftah niega que hubiese ninguna vinculación: «La relación del campamento Gdeim Izik con el Frente Polisario era, simplemente, la de unos ciudadanos con su Gobierno».

«La causa del pueblo saharaui no tiene por qué estar vinculada al Polisario, pero sus motivaciones son las mismas », reflexiona Morales. «La población saharaui reivindica la autodeterminación, pero no es una cuestión que se pueda entender como una manipulación, sino que los intereses coinciden».

En cuanto al propio Polisario, no se manifestó en principio sobre el campamento, aunque tras su desalojo y represión, el Gobierno de Mohamed Abdelaziz se mostró favorable a lo que proponía la juventud saharaui de los campamentos de refugiados en Tinduf (Argelia): la vuelta a las armas; y se declaró «preparado para la guerra».

La guerra no se produjo, pero la represión no terminó con el desmantelamiento del campamento y el fin de los disturbios en las calles de la capital. En los días siguientes, la ciudad estuvo tomada por los militares, se estableció un toque de queda y se realizaron decenas de detenciones, sembrando el pánico entre los ciudadanos. Muchos de los activistas que habían participado en el campamento optaron por esconderse durante varios días, ante la entrada ilegal de la policía en domicilios particulares y sus arrestos arbitrarios, según relata el informe de Sahara Tawra.

Veintitrés de aquellos detenidos continúan en la cárcel de Salé (cerca de Rabat) a la espera de ser sometidos a un juicio militar que ha sido aplazado en repetidas ocasiones, y su situación en prisión está, desde hace más de un año, en el centro de las reivindicaciones de los movimientos saharauis de derechos humanos.

«Después del desmantelamiento, se produjo una caza de brujas, una persecución acérrima contra todos los que participaron y tuvieron responsabilidades en el campamento», denuncia Morales. En este sentido, el recuerdo de Gdeim Izik es también un motivo para el miedo.

Pero no lo suficiente como para acallar las reivindicaciones. Aunque no ha vuelto a producirse una movilización de tanto calado como la de Gdeim Izik, a lo largo de todo el año, un constante goteo de manifestaciones y protestas ha demostrado que la represión no ha podido con el activismo, aunque los saharauis denuncian que la violencia policial sigue produciéndose con asiduidad.

Meftah espera, pese a todo, que haya un nuevo «campamento de la dignidad», quién sabe bajo qué forma: «Todos los seres humanos aprenden de una ocasión para innovar en las siguientes. El campamento de Gdeim Izik fue la innovación de los saharauis. Segurísimo que muy pronto vamos a tener más innovaciones en el mundo de las protestas, para estar siempre en continuidad». También Morales lo cree: «Es algo muy latente en la población, va implícito en la lucha del pueblo saharaui, que encontró una forma de visibilizar su causa. No es descartable la posibilidad de que se vuelvan a levantar campamentos».

Como en otros de los países que han protagonizado el despertar árabe, incluido el propio Marruecos, las protestas que se encarnaron en Gdeim Izik no han marcado necesariamente la consecución de los objetivos, ni han acarreado el cambio que pretendían. Pero han sacado a la luz, una vez más, los deseos y exigencias de un pueblo que sigue peleando, día a día, por vivir como quiere vivir, sin represión ni imposiciones.

Y marcar, desde el recuerdo, un camino por el que continuar, como señala Meftah: «Gdeim Izik fue el primer evento histórico de toda la ocupación marroquí de los territorios ocupados. Desde el alto fuego en 1991 los saharauis vivían bajo el horror de las autoridades marroquíes. Gdeim Izik rompió este horror. Por eso tendrá siempre su sitio en la historia del activismo saharaui».

Fuente: aish.es

¿QUIÉN ES AMINATU HAIDAR?

¿Quién es Aminatu Haidar?

Documental de 30 minutos sobre la activista saharaui Aminatu Haidar. Seguimiento desde su huelga de hambre en Lanzarote hasta su retorno a su casa en El Aaiún.


CARTA DE HOMENAJE A LA MUJER SAHARAUI

Coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, un homenaje a la mujer saharaui





Carta de Sidi Salem Bhahh, (Imán Saharaui) integrante de la Asociación Mundial de abogados e intelectuales musulmanes en apoyo del pueblo saharaui.
Para nuestras madres, nuestras hermanas, nuestras hijas y nuestro pueblo en los territorios ocupados del Sáhara Occidental, a la madre del mártir Said Dambar, mártir de la libertad y el nombre de la dignidad en la larga lista de los mártires que siempre va en el aumento hasta la última gota de sangre, en el rechazo de la esclavitud y el colonialismo.
La misericordia de Dios por los difuntos y las almas de los mártires de todos los justos. Dios los acepte como mártires.

في اليوم العالمي للمرأة إمام صحراوي يُراسل أم الشهيد سعيد دمبر

رسالة إلى أم الشهيد سعيد دمبر
بسم الله الرحمن الرحيم
السلام عليكم ورحمة الله وبركاته
الامام : سيدي سالم بهاهة

إلى أمهاتنا وأخواتنا وبناتنا وأهالينا في المناطق المحتلة من الصحراء الغربية إلى أم الشهيد سعيد شهيد الحرية والكرامة أخر اسم على لائحة الشهداء الطويلة وهي في زيادة الى أخر قطرة دم رافضة للعبودية والاستعمار .
فأعلمي يا أم سعيد أنه يسعد السعيد بسعادته وحريته وكرامته ولوكان الثمن دفع النفيس والغالي والدم والروح ، ويشقى الشقي بشقاوته ومصه للدماء ولوكانت دماء الاطفال والنساء والشيوخ والناجم وسعيد ، يا أم سعيد ، الخطب جلل والحرب سجال والأيام دول والمظلوم منتصر مهما طال الليل وطال فلابد من طلوع الفجر ومهما طال العمر وطال فلابد من دخول القبر.
يا أم سعيد قلوبنا معك ونحن في مخيمات العزة والكرامة نرى ونسمع عن كوكبة الشهداء والجرحي والمعتقلين وكذلك نحن نصبر من اجل الحرية والكرامة والاستقلال على ما نعانيه من ظروف اللجوء وقلة الامكانيات والشتات وطول العهد بيننا وبينكم، والشوق الى ديارنا وأرضنا المحتلة التي حرمنا منها من الطرف المخزن المغربي الذي أرادها امبراطورية قيصرية فصارت تحته سعيرا ولهيبا وقودها الناجم وسعيد وقبلهم وبعدهم كثيرون، لا تخبو ولاتخمد حتى يقضي الله امرا كان مفعولا ، يا أم سعيد صبرا صبرا لاتخافي ولاتحزني الله معنا وإن تخل المسلمون والعرب عنا والنصر حليفنا وماضاع حق وراءه مطالب.
ورحمة الله على الفقيد وعلى ارواح جميع شهدائنا الابرار تقبلهم الله عنده من الشهداء,
يا أم سعيد القلب يحزن والعين تدمع وما نقول إلا ما قال ربنا إنا لله وإنا إليه راجعون ، وإنا على فراقك با سعيد لحزينون ، إنا لله وإنا إليه راجعون ، ولا حول ولا قوة إلا بالله العلي العظيم ، حسبنا الله ونعم الوكيل .
عضؤ الرابطة العالمية للدعاة والمفكرين المسلمين لنصرة الشعب الصحراوي

Fuente: futurosahara.net 

3 de marzo de 2012

GDEIM IZIK: DETONANTE DE LA PRIMAVERA ÁRABE

GDEIM IZIK: detonante de la primavera árabe.

Este documental cuenta, en primera persona y desde la propia voz del Pueblo Saharaui, el relato de Gdeim Izik y su posterior desalojo y las repercusiones que le siguieron, con el fin de dar a conocer el incuestionable significado que ha tenido para todos/as los/as saharauis y para el surgimiento de las revoluciones en el mundo árabe.




2 de marzo de 2012

STOP AL EXPOLIO DEL SAHARA Y A LA REPRESION DE LOS ACTIVISTAS CANARIOS

Exigen la retirada inmediata de la sanción a los activistas saharauis y STOP al robo de recursos saharauis

Cientos de simpatizantes de la causa saharaui se manifestaron este sábado en Santa Cruz de Tenerife.







SB-Noticias.- Un buen número de personas comprometidas con la justicia social y la causa saharaui salió a la calle este sábado acudiendo al llamamiento de ACAPS (Asociación Canaria de Amistad con el Pueblo Saharaui) con la intención de seguir denunciando el robo por parte de Marruecos de arena saharaui procedente de la ciudad de El Aaiún y su posterior descarga en aguas del puerto de Santa Cruz.

Se contó con la asistencia de Sultana Jaya, conocida activista saharaui que ha sufrido la brutal represión de las fuerzas policiales marroquíes, perdiendo un ojo en una manifestación.
Igualmente en la marcha que se desarrolló desde las 12:00 horas, partiendo la Autoridad portuaria de Santa Cruz de Tenerife (avenida Francisco La Roche) hasta la Cámara de Comercio (plaza de la Candelaria) se exigió la retirada inmediata de las sanciones de hasta 60.000 euros que la Autoridad Portuaria pretende imponer a los activistas que denunciaron dicho expolio.

Alto al saqueo de los recursos del pueblo saharaui, retirada de las sanciones a los activistas prosaharauis, paz, justicia y libertad para el Sahara Occidental fueron los lemas de la marcha.

Fuente: sanborondon.info